CULTURA

Considerando que la evolución cultural en el planeta Tierra ha existido desde siempre, podemos decir que no estamos determinados por la cultura a la que pertenecemos por nacimiento. Tanto la ubicación como los rasgos de nuestro cuerpo, son el punto de partida que da forma a nuestra identidad. Pero cada uno de nosotros estamos llamados a decir la última palabra. Si somos el tipo de persona que no se contenta con esperar que los cambios ocurran, el repensar lo que se supone el significado de cultura es algo natural. Se sigue de ser seres racionales.

No es la cultura la que definitivamente nos hace. Somos agentes de cultura. Y para que este ejercicio de reflexión sea realista, es mejor que pensemos juntos, en una conversación humana y humanizadora: escuchar la verdad del otro, dejarse tocar por la experiencia que han vivido los demás, descubrir los puentes ya existentes entre las diferentes caras de una misma realidad, perderse en lo desconocido para poder llegar a un nuevo puerto a través del diálogo. De ahí que nos atrevamos a dirigir la evolución de la cultura para bien, en lugar de dar por sentado pasivamente lo que vemos como el comportamiento establecido a nuestro alrededor.

<<<

Quizás también te interese

Deja tu comentario